sábado, 4 de febrero de 2017

Segundo día: número de la seguridad social, cita con el banco y mucho frío

Buenas,

Este es mi segundo día en Montréal, así que para aprovechar al máximo el tiempo me levanté temprano, me di una ducha de agua caliente, desayuné la galleta que me había dejado la noche anterior y me vestí para salir a la calle con;
- una camiseta térmica de manga larga y cuello alto,
- un buff polar de invierno,
- un gorro también de la marca buff,
- pantalones baqueros,
- calcetines térmicos de lana merino,
- botas de nieve Salomón que aguantan -40 grados,
- guantes térmicos sencillos,
- chaqueta/gabardina Icepeak, no es muy gruesa pero conserva el calor corporal, tiene gorro y es impermeable.

Al salir me percato de que en la entrada hay una pala de nieve para retirar la nieve acumulada en la entrada de la vivienda, por suerte el camino parece despejado y no debo hacer uso de ella. Así que GPS en mano me dirijo a los servicios sociales a media hora de camino.


Si es la primera vez que caminas por las calles de Montréal podrás observar que los pasos de peatones y los semáforos de viandantes son casi inexistentes, así que cómo no sabía qué hacer ante esta nueva realidad me ponía a correr al cruzar las calles XD hasta que descubrí la dinámica, los semáforos para automóbiles que se encuentran en la calle de enfrente son también tus semáforos, tienes que pensar como si fueras un coche. En algunos cruces sí que había un semáforo con una mano para que no pasaras cuándo no tocaba (y menos corriendo jajaja).



En el servicio social el trato ha sido cordial y rápido, en menos de cinco mintuos ya disponía de mi número. Me he quedado descolocada, en España el mismo trámite tarda días... este nivel de eficiencia es nuevo para mí XD

Para expedir el número solo me han pedido el pasaporte y el permiso de trabajo. El funcionario me ha explicado que sólo debo facilitar mi número a mi empleador si este lo requiere, a las instituciones financieras (para abrir una cuenta bancaria por ejemplo) y a los servicios sociales. No se requiere ni debo enseñarlo si quiero contratar un plan de teléfono, comprar un televisor, etc. ya que alguien podría plagiarlo y darle un uso fraudulento.

De camino a casa me encontré con una sucursal del banco TD Canada Trust y ya que lo tenía enfrente decidí ir a preguntar los requisitos y documentos para abrirme una cuenta bancaria. El banquero casi no habló, se quedaba callado, yo creo que se asustó por mi aspecto ya que estaba temblando de frío, así que fui yo la que le fue diciendo lo que quería XD, al final me concertó una cita para el próximo martes :-)

Saliendo de la sucursal y ya algo cansada de caminar (1 hora y media), me dirigía a casa cuándo noto que al GPS le queda un 20% de batería... así que acelero mi ritmo para poder ubicarme y no perder el rumbo. Pues bien, en menos de dos minutos mi móbil deja de funcionar... en medio de una ciudad que no conozco y a -8 bajo cero... ^_^

Como no estaba lejos y para no perderme dibujé el mapa de la zona en mi mente y fui siguiendo según mi instinto, el cuál me llevó alejarme varios quilómetros de mi destino hasta que agotada y hambrienta decidí entrar a un Subway a tomar algo y pedir ayuda. Tomé un panini de faláfel con una sopa de cebolla y pedí uno grande para llevar y un paquete de galletas para los desayunos. Me sorprendió que lo cocinara delante mío con ingredienes frescos. La dependienta se ofreció a cargarme el móbil pero no llevaba el cable y ella no tenía de iphone, así que me senté a comer y pensar qué hacer mientras observaba la nieve caer... me venían pensamientos como que en Canadá la hipotermia es la tercera causa de muerte, tengo cobertura y repatriación en el peor de los casos, etc. Pero me dije que tenía que conseguirlo, así que me levanté y fui preguntando a la gente dirección en mano, todos me decían que estaba lejos que agarrara el metro pero tomar el metro no me solucionaría nada ya que seguiría sin indicaciones de cómo llegar. Al final un señor hindú me dijo que atravesara el parque y que preguntara por el otro lado. El parque estaba cubierto por una capa de 50 cm de hielo, el único mapa que encontré fue el de una pista de esquí en medio del parque... seguí caminando con mis botas Salomon que aguantaron el calado de la nieve hasta que conseguí llegar al otro lado. Ya la última mujer a la que pregunté me indicó correctamente el camino a la calle ^_^

Después de sobrevivir a esta experiencia y de estar caminando más de 4 horas en condiciones extremas me sentí como Bear Grills en el último superviviente :-)))

Caí en un sueño reparador de tres horas, cuándo me levanté me fui al baño y observé que tenía quemaduras en la cara, los lavios cortados y el pelo seco. Me puse crema en la cara y me vestí de nuevo para ir a comprar ¡comida!

Localicé un supermercado de frutas, verduras y otros menesteres a menos de un quilómetro de casa siguiendo una línea recta, pensé (no te puedes perder) así que dejé el GPS cargando y me fui sin nada jajaja. Al final compré bebidas locales incluyendo el famoso sirope de maple, algo de comida, pasta, atún y una ensalada fresca, todo me costó 36 dólares. Os dejo unas fotografías de lo que compré junto con las facturas. Aquí los impuestos son diferentes, pero eso ya es tema de otro post... Hasta la próxima :-))



No hay comentarios: