sábado, 4 de febrero de 2017

El viaje, la llegada y la burocracia

Buenas,

Ya he llegado a Canadá (yupi), después de 14 horas y media de autobús y 7 horas de vuelo.

El viaje;

El viaje en autobús ha sido cómodo y se me ha hecho rápido puesto que he dormido durante casi todo el trayecto. Una vez en París-Bercy con el GPS en la mano me fui hasta una parada de autobús local que me llevaría al aeropuerto, cuándo faltaban unos metros para llegar noto que me observan y me empiezan a seguir, se me acerca un señor por la espalda (eran las 5:30 de la madrugada y ya me esperaba lo peor jaja) y me pregunta que si necesito un taxi, mi susto se convierte en alivio, le digo que ya tengo localizado un autobús pero que por curiosidad me diga un precio, todo esto con mi francés chapuzero. Después de regatear me hace el precio a 40€ así que nos acercamos a su coche y es ahí cuándo me percato que no se trata de un taxi sinó de un particular, se lo comento y me explica que trabaja con Uber (en España estuvo un tiempo y luego el gobierno lo prohibió por lo que me sonaba su existencia cuándo lo mencionó), me enseñó su licencia de conductor y su perfil de Uber, entonces decidí confiar. Me llevó a un cajero automático para sacar dinero ya que sólo aceptaba efectivo y después nos dirijimos a la terminal 3 del aeropuerto.

Una vez en el aeropuerto recargué las baterías (literalmente) mientras esperaba la hora para facturar, en el momento de facturación me preguntaron si tenía el eta (es un formulario electrónico que se hace online para poder viajar a Canadá, te hacen algunas preguntas y pagas una tasa para que te lo expidan), en mi caso como ya lo tengo incluído en le visado de trabajo no hace falta sacar otro. Una vez en facturada mi maleta grande de 13 kg me fui a pasar los controles de equipaje de mano y el control de pasaportes, me dirijí a la puerta de embarque y esperé mi vuelo.

El vuelo fue agradable y corto, me quedé dormida nada más despegar y me despertaron mis ronquidos (jejeje, qué vergüenza en ese momento), nos repartieron la tarjeta para immigración, en ella tienes que rellenar varios datos en relación a la durada de tu viaje, número de vuelo, si llevas armas, cigarrillos, etc. Está en inglés y francés, sólo hace falta rellenarla en uno de los dos idiomas;


Una vez en el aeropuerto de Montréal con el agente de aduanas le expliqué el motivo de mi visita y me redirigió a inmigración, después de 40 minutos llegó mi turno. La agente de aduanas me solicitó la carta de invitación (port of entry), el pasaporte y el seguro médico. Me preguntó si sabía qué tipo de permiso tenía por lo que respondí que era un permiso de trabajo abierto válido por un año y que como no me había hecho un examen médico no podía trabajar con menores, personas mayores o cualquier actividad relacionada con la enseñanza o el sector salud. Me esperé en una sala y luego me llamaron para darme el pasaporte con el permiso de trabajo grapado :D

Uber;

Una vez en el área de llegadas me descargué la aplicación de Uber para poder llamar a un taxi y que me saliera más barato :), conseguí configurarla y hacer mi solicitud pero no caí que sólo dispongo de cobertura wifi dentro del aeropuerto así que al salir a buscar el taxi se me perdía la señal... después de 10 minutos buscando volví a entrar en el aeropuerto y ví que me habían cancelado el pedido (y cobrado la comisión de cancelación). Estuve un rato pensando qué hacer hasta que decidí volverlo a intentar pero esta vez buscando a priori el punto de recogida (en el aeropuerto de Montréal es la puerta 6 de salidas), así que me situé en dicho punto y volví a hacer mi solicitud, esta vez con éxito.

El taxista era argelino con cuatro años viviendo en Montréal, le estuve interrogando jaja, me explicó que el nivel de vida aquí es muy bueno, que aunque ganes el salario base puedes pagarte el alquiler, la comida, el ocio y te da margen para ahorrar. El viaje me costó 30 dólares canadienses (unos 22 euros).

La casa;

Una vez en la casa me abrió el compañero de piso, su nombre es Johan y habla español jaja, el casero no se encontraba en ese momento ya que había ido a visitar a su novia a Boston (USA). Me acomodé un poco y me fui a dormir a las 18:30 hasta el día siguiente. El piso en sí es pequeñito pero práctico, tiene 3 habitaciones, una sala de estar, una cocina con despensa, un baño y un balcón para la basura y los fumadores. Al llegar me había dejado una nota de bienvenida con la contraseña del wifi y un par de galletas que había cocinado él. Tengo un espacio reservado para mis cosas en el baño, la nevera y la despensa. La cocina carece de microondas pero tiene un calentador de agua para hacer tés y cafés. Este alojamiento lo conseguí a través de la plataforma Airbnb buscando con antelación, un mes de alquiler me costó 400$ (alrededor de 300€) con todo incluido. Si alguien se quiere dar de alta en airbnb que me avise y le paso un código de descuento. Para despedirme os dejo algunas imágenes de la casa, un beso y hasta la próxima.








No hay comentarios: