sábado, 25 de febrero de 2017

Capítulo 3

¡Buenas!
Pues aprovechando otro día lluvioso voy a actualizar un poco mi vida-blog. Para caldear un poco el ambiente empezamos por hablar de... ¡las cervezas! y el alcohol en general, así que ¡una ronda para tod@s!

En resumidas palabras, el alcohol en Canadá es muy caro, lo bueno es que podéis encontrar un montón de variedad de bebidas e importaciones de todo el mundo (poder pagarse una noche de borrachera ya es otra historia). Podéis encontrar bebidas en la mayoría de los supermercados, tiendas 24 horas o incluso podéis ir a sitios especializados como el SAQ. Os dejo algunas fotografías con las cervezas que hasta la fecha he tenido al oportunidad de probar.

El día de la marmota... (no es broma jaja);

Para medir el clima y poder hacer las predicciones correspondientes se utilizan satélites, estaciones meteorológicas y marmotas ¡¿?!
Cuándo la marmota sale temprano de su hibernación podemos decir que el invierno se avecina corto (yupiiii), a ese esperado día le conceden una mención especial y se le llama "El día de la marmota/Groundhog Day", por cierto, hay una película muy buena protagonizada por Bill Murray llamada "Atrapado en el tiempo" que describe ese día :-)

La OPUS card (aka Oyster inglesa o T-mes barcelonés);


- 1 viaje en metro = $3.25 (whaaaat?)
- 10 viajes = $27 (caro no, lo siguiente)
- 1 mes sin límite de viajes = $80 (aceptable)
La Opus card es una tarjeta de plástico con Rfid (wifi/contactless) en la que puedes recargar los viajes de metro para no estar comprando los billetes en papel a cada rato. Además tiene la ventaja de que es contactless por lo que la máquina puede leerla con tan solo aproximar la tarjeta (mucha gente ni siquiera se molesta en sacarla, acerca el bolso y listo, yo flipé la primera vez cuando veía a gente golpeando con su bolso a las máquinas, ya luego lo entendí jaja) La tarjeta en sí cuesta $6 y la puedes registrar en la web para que, si algún día tienes el infortunio de perderla, puedas recuperar los viajes que te quedaban.
PD: ¡Queremos algo así para el metro de Barcelona! Please...







Un puerto congelado...


Es algo que no había visto antes en ningún otro sitio, dan ganas de saltar del muelle e ir caminando por el mar helado cual esquimal por su casa... desistí de mi genial idea cuándo debajo de mis pies se empezaron a formar grietas, un preludio de un posible naufragio sin nadie para socorrerme... Los barcos que hay se han convertido en una especie de parque de atracciones "voiles en voiles". Otros son restaurantes y hay uno que hace cruceros por los canales pero solo a partir del mes de mayo... un panorama desolador jaja.

Esculturas de hielo;




Pues qué decir... más hielo jaja, pero con arte. Caminando/patinando por las calles puedes ver ciertas tiendas que exhiben su arte helado con esculturas, formas diversas que cobran sentido cuándo lees el cartel de lo que representan o tienes una super imaginación creativa que te permite descifrar su sentido.

¿Cochecitos? ¡No! Trineos


En vez de pasear a tu retoño en cochecito como se hace en el mundo occidental, aquí se pasean en trineo, a lo práctico. Los padres con mirada al frente y a piñón fijo arrastrando el trineo con el niño a bordo con cara de (wtf*) agarrándose firmemente e intentando no caerse ni volcar. Sin duda una buena estrategia para mantener al crío entretendio y sin que moleste jaja.
*wtf = what the fuck

El bus escolar, a lo South Park;



Vi pasar un autobús escolar amarillo y no pude evitar sonreír al acordarme de la serie de South Park.
Las paradas de autobús con como cubículos, están protegidas por cristales 360º para que, sobretodo en invierno, uno no se muera de frío esperando el bus.
Mi filosofía es la siguiente;
- hata -17 grados centígrados (sensación térmica); se puede salir a la calle abrigado y con un plan en mente, nada de vagabundear.
- de -17 a -24; sólo se sale en caso de necesidad urgente como comprar víveres de primera necesidad o medicamentos.
- de -24 grados para abajo; no se sale bajo ningún concepto, riesgo serio de congelación.


Productos "made in Canada";



Para los que estén interesados en promover el consumo local, tienen la opción de comprar productos hechos y vendidos en Canadá, se reconocerán porque en algún lado de la etiqueta o el embalage sale la típica hoja de arce indicando que el producto ha sido fabricado en dicho país.
Bueno, pues hasta aquí el capítulo 3. La semana que viene ¡más! Nos vemos, un saludo a tod@s :)

1 comentario:

felipe dijo...

Hola ,sony tus blogs super interesantes,gracias por compartirlos.